Londres. Una ciudad de contrastes

Lo que más me ha llamado la atención del entorno urbano de esta ciudad es la capacidad de integrar edificaciones de muy diversos estilos y épocas. Pensaba que Norman Foster era un arquitecto aislado, maestro indudable en la conjugación de edificios históricos con modernas estructuras empleando para ello los más novedosos materiales. Londres no es una ciudad museo. Muchos centros urbanos parecen congelados en el tiempo, está bien que la ciudad esté viva y que siga agregando elementos interesantes si al mismo tiempo se tiene la capacidad de mantener lo mejor de otras épocas. La arquitectura es evolución y no creo que sea tan necesario preservar los entornos de añadidos contemporáneos. No obstante, hay algunos ejemplos históricos que por su singularidad e importancia siempre es bueno que se mantenga con el máximo rigor histórico y la menor contaminación pero en general no se puede pretender crear ciudades museos en las que solo deambulen turistas en un entorno congelado en el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s